Sillas para bebés: Mi alternativa a la carísima Stokke

Desde que pudo sentarse a comer, Salvador lo ha hecho en estas minisillas de plástico de Fisher Price que se adaptan a cualquier silla de la casa. Pequeñas y portátiles, su sillita era super práctica no sólo porque podíamos llevarla a cualquier lugar, sino porque nuestro departamento es pequeño y poner una gran silla de plástico con todo y mesita nos hubiera quitado mucho espacio. Más de 1 año y medio estuvo usando la sillita Fisher Price que nos fue regalada en mi baby shower por el hermano de Diego (el papá de Salva) hasta que lo inevitable pasó.

fisher-price-silla-de-comer-de-refuerzo-precious-planet

Larga vida a la sillita Fisher Price, super recomendada en especial en espacios pequeños.

Con 94 cm de altura y 17 kilos de peso, Salvador sobrepasaba los límites de resistencia de la sillita. Aún así era muy pequeño para nuestras sillas, por lo que era necesario comprar una nueva.

Fue así que buscando por Internet encontré esta hermoso diseño de la marca noruega Stokke. Disponible en diferentes colores y con la posibilidad de cambiar las alturas para que la silla dure por años, me enamoré de la Tripp Trapp Chair.

stokke_tt_a

Viene en 9 colores y con todo y aditamentos especiales puede ser usada desde el primer año de vida hasta adolescentes.

Sin embargo, esta opción era carísima. En diversas tiendas donde se ofrece en Lima el precio de la silla bordea los s/.1700 y por Internet la silla se encuentra entre los US$200 Y 250 (sin contar los costos de envío). Simplemente no había forma de pagar tal precio.

Así que se me ocurrió llamar a mi carpintero de confianza (una vez que vives solo o tienes familia es necesario tener uno), le pasé algunas fotos de la Stokke, tomamos las medidas de mi mesa para que Salva entre fácilmente y voilá, en dos semanas el maestro Miguel hizo lo suyo y me entregó esta hermosa sillita.

IMG_2298

De más está decir que el precio total me salió menos de la tercera parte del valor de la silla Stokke, y que al igual que la original el asiento puede ir graduándose de acuerdo al tamaño de Salva. La silla es parecida a la original aunque la hicimos más resistente porque mi hijo es bastante travieso y temía que en un movimiento brusco se volteara con todo y silla.

IMG_2300

IMG_2312

Con todo esto no quiero decir que dejen de comprar la Stokke. Si tienen el dinero para hacerlo en buena hora, pero elaborar una silla o cualquier otro mueble por cuenta propia puede salir en algunos casos más barato, o al menos más acorde a nuestras necesidades.

Anuncios

8 comentarios sobre “Sillas para bebés: Mi alternativa a la carísima Stokke

      1. Hola, me sumo a la petición 🙂
        Necesito mandar a hacer un par de cositas para mi peque pero no conozco a nadie acá, por lo que te agradecería me pasaras el dato tu carpintero. Mi correo es cintiacastillo@hotmail.es , desde ya muy agradecida.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s